Les operacions bancàries analitzades sumisquen més de 4.000.000 d'euros

La Policia Nacional desarticula l'entramat societari d'una organització criminal que blanquejava els diners obtinguts de l'explotació laboral d'estrangers

Es tracta de la segona fase d'una operació –en la qual ja van ser detingudes 18 persones el passat mes de juliol- contra la tracta d'éssers humans amb finalitats d'explotació laboral de ciutadans d'origen africà en situació irregular en el sector de la construcció

Com a conseqüència de la investigació patrimonial, els agents han detingut a altres cinc persones en la ciutat de Màlaga, han imputat a cinc persones jurídiques i han bloquejat 18 comptes bancaris amb un saldo de quasi 92.000 euros

21/03/24

Agents de la Policia Nacional han desarticulat l'entramat societari d'una organització criminal que blanquejava, preseuntamente, els diners obtinguts de l'explotació laboral d'estrangers. Es tracta de la segona fase d'una operació –en la qual ja van ser detingudes 18 persones el passat mes de juliol- contra la tracta d'éssers humans amb finalitats d'explotació laboral de ciutadans d'origen africà en situació irregular en el sector de la construcció. Com a conseqüència de la investigació patrimonial, on les operacions bancàries analitzades sumisquen més de 4.000.000 d'euros, els agents han detingut a altres cinc persones en la ciutat de Màlaga, han imputat a cinc persones jurídiques i han bloquejat 18 comptes bancaris amb un saldo de quasi 92.000 euros.

Primera fase: 18 detenidos

La primera fase de esta operación se desarrolló en Málaga, donde los agentes detectaron una red que, bajo la apariencia de una estructura empresarial, utilizaba la imagen de asociación de ayuda al inmigrante captando así a sus víctimas para su explotación en el sector de la construcción. Las víctimas tenían que comer y dormir en el interior de vehículos y, además, realizaban servicios de peón o de seguridad de obras en jornadas que continuaban más allá de 24 horas. El operativo policial, que se realizó en julio del pasado año, culminó con 18 detenidos (17 en la ciudad de Málaga y uno en Madrid), y cuatro registros en Málaga donde se intervinieron 30.000 euros en efectivo, un vehículo de alta gama, varios teléfonos móviles y documentación relacionada con la investigación.

Segunda fase: investigación patrimonial

La investigación económica, que se inició en octubre de 2022, se ha centrado en la estructura societaria de la organización criminal desarticulada. Los agentes detectaron que estaba compuesta por siete personas jurídicas -algunas de ellas a nombre de testaferros- que estarían actuando ilícitamente, por un lado, explotando laboralmente a extranjeros irregulares mediante subcontratas realizadas a las sociedades mercantiles controladas por los miembros del entramado. De esta forma hacían pasar a los inmigrantes -en su mayoría subsaharianos, sin permiso de trabajo y en situación de vulnerabilidad- por terceras personas dadas de alta en la Seguridad Social. A su vez, ejercían un control exhaustivo de las horas que trabajaban y les pagaban en metálico in situ cantidades de dinero ínfimas, muy por debajo de los salarios mínimos estipulados, generando así una gran riqueza proveniente de la explotación laboral.

Estructura económica de la organización regida por el principio de “caja única”

Por otra parte, las pesquisas han acreditado que la organización ha generado ingentes beneficios, analizado los agentes operaciones bancarias que suman 4.185.397,80 de euros. Se han detectado actividades inusuales para una sociedad mercantil, lo cual se refleja en el manejo de dinero (por su elevada cantidad, dinámica de las transmisiones, y el hecho de tratarse de dinero en metálico).

Todo ello permitió concluir que la estructura económica de la organización funcionaba regida por el criterio o principio de “caja única”. Esto supone que los ingresos y gastos de un entramado societario se centralicen en una tesorería única con todos los recursos financieros a su cargo, sin que cada sociedad o asociación pueda disponer del mismo con autonomía, coexistiendo en este caso los ingresos lícitos con los ilícitos.

Por último, en esta segunda fase de la investigación, los agentes han evidenciado que parte de los ingresos obtenidos con la actividad ilícita se destinaron a la adquisición de bienes muebles (vehículos) a nombre de las dos asociaciones creadas al efecto, sin ingresos recurrentes ni actividad económica alguna. Mientras tanto, otra parte de las ganancias se utilizaban para hacer frente a los pagos en efectivo de los inmigrantes explotados.