Placa CNP CUERPO NACIONAL DE POLICÍA
Cuerpo Nacional de Policía


COMUNICACIÓN
COMISARÍA VIRTUAL
CONÓCENOS
PARTICIPACIÓN
CIUDADANA

Comisaría General de Seguridad Ciudadana

Origen

El primer antecedente histórico de la Brigada Móvil - Policía en el Transporte se sitúa en 1924, año en que se crea la División de Ferrocarriles y Fronteras, a la que se le atribuyen las funciones de vigilancia de las estaciones y control de los puestos fronterizos

Esta División de Ferrocarriles y Fronteras es suprimida en 1933, siendo sus cometidos distribuidos entre varios servicios operativos, entre los cuales aparece ya, por vez primera, la Brigada Móvil. Ésta iniciaría su actividad en enero de 1934, integrándose en la entonces Comisaría General de Orden Público.

En diciembre de 1933 se crean en Madrid tres Sectores (Atocha, Norte y Delicias) y uno en Barcelona que entraron en funcionamiento en el año siguiente y que funcionan como Comisarías autónomas con la misión de vigilar todas las dependencias del recinto ferroviario donde se hallan ubicadas, controlando la salida y llegada de viajeros, así como la tramitación de todas las denuncias que se formulen y la posterior práctica de diligencias que de las mismas se deriven.

Por disposición publicada en la Orden General el 06-10-51 se reorganiza la Brigada Móvil, cuya Jefatura funciona como órgano rector y de enlace, canalizando las disposiciones y directrices de la Superioridad, coordinando y estableciendo los servicios necesarios en cada Sector, por lo que los Sectores de Madrid, que desde la creación de la Jefatura Superior de Policía de Madrid con fecha 11-12-40 dependían de la misma, ahora pasarán a depender de la Brigada Móvil, así como el de los Sectores que con esa fecha se crean: Valencia, Bilbao, Zaragoza y Sevilla y el de Barcelona creado anteriormente. Posteriormente, en el año 1986, se crean los Sectores de La Coruña y Granada y en 1991 los de Mérida, Valladolid y Oviedo. En 1993 se crea el Sector de Burgos, cuya puesta en marcha traerá consigo la desaparición del Sector de Bilbao.

A lo largo de estos años, la Brigada Móvil - Policía en el Transporte ha sido objeto de varias reestructuraciones, pero es en 1985 cuando tiene lugar la de mayor trascendencia desde el punto de vista estructural. Los Sectores Móviles, sujetos hasta ese momento a una organización centralizada, pasan a depender orgánica y funcionalmente de las respectivas Jefaturas Superiores de Policía, pero conservando su dependencia funcional, a nivel nacional, de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana a través del Servicio de Unidades Especiales, en el que se integra con rango de Sección Operativa, la Jefatura de la Brigada Móvil.

Dentro de la pequeña historia de la Brigada hay que destacar, debido a su importante repercusión en el componente operativo, dos años especialmente significativos: 1986 y 1989.

En el primero de ellos, año en el que se materializa la unificación policial, se produce la integración en la Brigada Móvil de 275 miembros de la Escala Básica de Cuerpo Nacional de Policía. Ello supuso revitalizar una plantilla que, formada hasta ese momento exclusivamente por funcionarios del entonces Cuerpo Superior de Policía, había ido experimentando una progresiva disminución en el número de funcionarios.

Por su parte, en 1989, se produce un cambio sustancial en la disposición operativa de los servicios. La fórmula tradicional de cubrir por los Sectores, los trayectos de largo recorrido en toda su longitud desaparecen, salvo en determinados trenes internacionales, con la creación y puesta en funcionamiento de los Grupos Operativos, los cuales circunscriben su actuación, a partir de ese momento, al ámbito territorial del respectivo Sector, lo que posibilita una mayor racionalización de los servicios.

Por Orden Ministerial de 12-06-85, en la que se desarrolla la estructura orgánica y funcional de los Servicios Centrales y Periféricos de la Dirección General de la Policía, se consideró la estructura descentralizada de la Brigada Móvil para un empleo más racional del personal y medios, en aras de unos mejores índices de eficacia, dada la inmediatez de las actuaciones. Fueron estimadas también de gran importancia las funciones centralizadas de la Jefatura, en los aspectos de dirección y coordinación de los servicios, al igual que en las relativas a la centralización de la información y a la distribución de los medios en atención a las necesidades de actuación de cada Sector.






© Dirección General de la Policía | Aviso Legal | Accesibilidad