Placa CNP CUERPO NACIONAL DE POLICÍA
Cuerpo Nacional de Policía


COMUNICACIÓN
COMISARÍA VIRTUAL
CONÓCENOS
PARTICIPACIÓN
CIUDADANA

Área de Publicaciones - Revista Policía

Zona Suscriptores

Crónicas en Azúl

DETENIDOS POR PIRATEAR "CULEBRONES". VARIAS PROVINCIAS

Todo es susceptible de ser falsificado. El "culebrón", subgénero dramático que a su vez es un remedo y una degeneración para consumo rápido del drama clásico, no iba a ser menos. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han desmantelado tres laboratorios clandestinos de producción audiovisual en los que se copiaban las temporadas completas de las más conocidas telenovelas. Con ello, los delincuentes habían conseguido beneficios de más de 300.000 euros. Se estima que la venta de el material intervenido por los investigadores les hubieran hecho obtener más de 1.200.000 euros. Los detenidos grababan, producían y almacenaban las obras pirateadas en tres domicilios registrados de Alicante, Zaragoza y Gerona, en armarios en los que guardaban su stock de DVD's para su posterior venta. La investigación ha sido gestionada y dirigida por el Grupo de Delitos contra la Propiedad Intelectual de la Brigada de Delincuencia Especializada, junto a la Brigada de Investigación Tecnológica, de la UDEF Central de la Comisaría General de Policía Judicial. Se ha contado también con la colaboración de la Comisaría Local de Alcoy (Alicante), la Comisaría Local de Calatayud (Zaragoza) y la Brigada Provincial de Policía Judicial de Gerona. Como resultado de la operación se ha detenido a 3 personas y se han desmantelado los tres pisos de grabación fraudulenta en Alicante, Zaragoza y Gerona, interviniéndose 4 CPU's, tres discos duros y 28 unidades de grabación valorados en 1.200.000 euros.

Crónicas en Azul

La organización delictiva vendía sus productos tras ofertarlos en cuatro páginas webs diferentes. En total, vendían más de 100 series distintas procedentes de Argentina, Méjico y Venezuela. Una empresa de mensajería enviaba el producto solicitado a diversas localidades españolas y a varios países como Italia, Francia, Bélgica y Rusia. El cliente tipo que adquiría los melodramas pirateados era en su mayoría una mujer de una edad de entre 40 y 65 años, o ciudadanos extranjeros que los empleaban, aparte de como distracción, para aprender y perfeccionar el castellano. Los pagos se realizaban contra reembolso o con una transferencia bancaria a las cuentas de los luego detenidos, que lograban justificar los ingresos obtenidos mediante otras empresas pantalla, tales como establecimientos de hostelería o negocios de venta de objetos de regalo por la red.

El grupo delictivo de Madrid, compuesto por nigerianos, tenía una más amplia actividad delictiva. Con las tarjetas que habían falsificado, compraban objetos de alta tecnología y ropa de lujo previamente encargada, a la par que integraban a propietarios o responsables de establecimientos comerciales para que colaborasen en los delitos que cometían. Entre las empresas que se prestaban a colaborar había restaurantes y clubes de alterne que permitían en sus datáfonos el pase de las tarjetas falsificadas para efectuar cargos por importes muy elevados, y también la extracción en efectivo de grandes cantidades sin disponer del número PIN. Es conveniente señalar que para la realización de las compras ilícitas empleaban documentos de identidad falsificados.






© Dirección General de la Policía | Aviso Legal | Accesibilidad