Placa CNP CUERPO NACIONAL DE POLICÍA
Cuerpo Nacional de Policía


COMUNICACIÓN
COMISARÍA VIRTUAL
CONÓCENOS
PARTICIPACIÓN
CIUDADANA

Área de Publicaciones - Revista Policía

Zona Suscriptores

Crónicas en Azúl

DESMANTELADOS DOS TALLERES DE FALSIFICACIÓN DE TARJETAS DE CRÉDITO DE NORTEAMERICANOS. LÉRIDA Y MADRID

Agentes adscritos a la UDEF Central, la Brigada de Delincuencia Económica y la Brigada de Investigación del Banco de España, (Comisaría General de Policía Judicial), han desmantelado en Madrid y Lérida dos talleres dedicados a la falsificación y duplicación de tarjetas de crédito de ciudadanos de los Estados Unidos de América. Esta organización compraba a terceros las numeraciones y las claves de acceso de las tarjetas, ya copiadas de sus legítimos titulares y obtenidas mediante páginas webs. A resultas de esta operación, se ha detenido a doce sujetos, entre los que se encuentra el líder, los pasadores, los falsificadores y los responsables de comercios que facilitaban el uso de las tarjetas falsificadas. Se han practicado siete registros domiciliarios, interviniéndose material informático para la reproducción, además de 50 tarjetas "dobladas", que supusieron un perjuicio real para los titulares de esas tarjetas que supera los 300.000 euros, y se estima que habrían intentado estafas por valor de unos 750.000 euros.

Crónicas en Azul

Las investigaciones comenzaron en diciembre, cuando se detectó la existencia de un grupo organizado formado por individuos subsaharianos asentados en toda la provincia de Madrid. Este grupo se dedicaba a la introducción y distribución en nuestro país de billetes falsos de euro, procedentes de Italia, y de distintos valores faciales, especialmente de 20 y 50 euros. Además de esta actividad, se observó que, además, obtenían dinero ilícito a través de la falsificación de tarjetas de forma sistemática y organizada. El grupo delincuencial disponía de dos talleres de falsificación de tarjetas de crédito y débito: uno en Madrid y otro en Lérida. Desde Madrid se dirigía la actividad de dos sucursales delincuenciales, una que delinquía en Lérida y otra radicada en Alcalá de Henares. El primer conjunto de delincuentes estaba compuesto por individuos originarios de Ghana. Realizaban pequeñas compras con las tarjetas falsificadas y comprobaban si estas se encontraban bloqueadas o no. Luego, cuando se constataba que las tarjetas podían ser empleadas para estafar a las víctimas, se desplazaban a localidades de Barcelona y de Huesca, para llevar a cabo fraudes por importes más elevados.

El grupo delictivo de Madrid, compuesto por nigerianos, tenía una más amplia actividad delictiva. Con las tarjetas que habían falsificado, compraban objetos de alta tecnología y ropa de lujo previamente encargada, a la par que integraban a propietarios o responsables de establecimientos comerciales para que colaborasen en los delitos que cometían. Entre las empresas que se prestaban a colaborar había restaurantes y clubes de alterne que permitían en sus datáfonos el pase de las tarjetas falsificadas para efectuar cargos por importes muy elevados, y también la extracción en efectivo de grandes cantidades sin disponer del número PIN. Es conveniente señalar que para la realización de las compras ilícitas empleaban documentos de identidad falsificados.






© Dirección General de la Policía | Aviso Legal | Accesibilidad