Estás en PORTADA NOTAS DE PRENSA Nota de Prensa

Nota de Prensa

Imágenes
El director de la Policía condecora a ocho agentes que auxiliaron a las víctimas de la explosión de un edificio en Palencia en 2007

El director de la Policía condecora a ocho agentes que auxiliaron a las víctimas de la explosión de un edificio en Palencia en 2007

El director de la Policía condecora a ocho agentes que auxiliaron a las víctimas de la explosión de un edificio en Palencia en 2007

En el acto de homenaje a los fallecidos en la catástrofe de hace seis años

El director de la Policía condecora a ocho agentes que auxiliaron a las víctimas de la explosión de un edificio en Palencia en 2007

Ignacio Cosidó reconoce la heroica intervención de los policías que acudieron inmediatamente a la calle Gaspar Arroyo y accedieron al interior de los inmuebles a pesar de las explosiones y derrumbes

El director puso ya en marcha un sistema de seguimiento informático para el cómputo de actuaciones asistenciales y humanitarias e incorporarlas al sistema de seguimiento estadístico estatal

El Plan Estratégico de la Dirección General de la Policía contempla como uno de sus objetivos específicos la potenciación del auxilio y ayuda humanitaria como esencia de la actividad policial

01-mayo-2013.- El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha condecorado hoy a ocho agentes de la Policía Nacional que auxiliaron y rescataron a las víctimas de la explosión de un edificio en la calle Gaspar Arroyo de Palencia en mayo de 2007. Estas medallas, con distintivo blanco, se otorgan durante el acto de homenaje in memoriam por los nueve fallecidos en catástrofe, en la que también hubo decenas de heridos y que supuso el desalojo de 200 familias. Cosidó ha destacado esta "actuación heroica de los agentes que acudieron inmediatamente al lugar y accedieron al interior de los edificios siniestrados, a pesar de que seguían produciéndose explosiones y derrumbes". El director ha incidido una vez más en la labor humanitaria y de servicio público de los policías que, en muchas ocasiones, supone un sacrificio incondicional que supera a lo legalmente exigido y que contribuye sin duda "a aumentar el prestigio de la Policía Nacional ante la sociedad y que sirve como ejemplo a todos los miembros de esta Institución".

El director ha estado acompañado en este acto por el delegado del Gobierno en Castilla y León, el alcalde de la ciudad, el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta y el presidente de la Diputación Provincial, entre otras autoridades civiles y policiales

Una prioridad estratégica

La Dirección General de la Policía recoge como una de las prioridades d el Plan Estratégico para el periodo 2013-2016 el espíritu de servicio a los ciudadanos con labores asistenciales, de auxilio y acciones humanitarias. Estas actuaciones policiales son la esencia de la Policía Nacional, fruto de la vocación y el espíritu de servicio de todos sus agentes. Ignacio Cosidó ha impulsado la puesta en marcha de un sistema de seguimiento informático para el cómputo de estas actuaciones asistenciales y humanitarias para incorporarlas al sistema de seguimiento estadístico estatal.

Los hechos sucedidos hace ya seis años en Palencia son un ejemplo de los muchos actos humanitarios que diariamente realizan agentes de la Policía Nacional. Algunos son menores, pero otros constituyen actuaciones llevadas hasta el extremo y que traspasan la frontera del deber y rozan la entrega al ciudadano sin límites.

Desde la Dirección General se está promoviendo la formación y actuación en materia asistencial y primeros auxilios, así como la elaboración de un "Manual de actuación en materia de auxilio ciudadano".

DISCURSO DEL DIRECTOR GENERAL DE LA POLICÍA:

Quiero que mis primeras palabras en este acto sean de recuerdo y homenaje a todas las victimas de la catástrofe de Gaspar Arroyo y de forma muy especial a las nueve palentinas y palentinos que perdieron la vida en esa tragedia y a sus familias.

Ese 1 de mayo de 2007 ha quedado grabado a sangre y fuego en nuestra la memoria colectiva y nunca podrá ser borrado de la historia de nuestra ciudad. Pero además de honrar a las victimas hoy nos hemos reunido también para reconocer la valentía, el sacrificio y el heroísmo de ocho policías nacionales que se jugaron la vida para socorrer y rescatarlas. No es para mí fácil expresar el enorme orgullo que siento como palentino y como Director General de la Policía por haber tenido el honor de proponer e imponer hoy en nombre del Ministro del Interior esta condecoración a estos ocho héroes de Gaspar Arroyo.

Aquella catástrofe se saldó con 9 fallecidos, decenas de heridos y con el desalojo de más de 200 familias. Fue un resultado trágico, pero no creo que me equivoque al afirmar que habría sido mucho peor si no hubiera sido por la actuación de los policías nacionales que aquella noche estaban de servicio que acudieron inmediatamente al lugar y accedieron al interior de los edificios siniestrados, a pesar de que seguían produciéndose explosiones y derrumbes. Ignorando el peligro y arriesgando sus vidas, aquellos agentes de la Policía Nacional rescataron a numerosos vecinos que habían quedado atrapados en sus casas y prestaron los primeros auxilios a los heridos.

Aquel gesto heroico salvó varias vidas, el bien más preciado que todo policía debe proteger. Pero quiero decirles que este heroísmo no es un hecho aislado en el Cuerpo Nacional de Policía, sino que es parte esencial de la vocación policial que marca a todos y cada uno de los policías. En lo que llevamos de año, desde que este tipo de actuaciones son contabilizadas en nuestro Cuerpo, son 6.120 los auxilios humanitarios protagonizados por policías nacionales, 400 de ellos en Castilla y León, 22 en Palencia. El ejemplo de estos héroes de Gaspar Arroyo que hoy condecoramos, o el más reciente de los héroes del Orzán que perdieron la vida en Galicia intentando salvar a un joven de morir ahogado en el mar, son el mejor reflejo de una forma de entender el servicio público como un sacrificio incondicional que va más allá del mero cumplimiento del deber.

Como Director General he querido que este espíritu humanitario que hoy reconocemos en estos ocho policías se convierta en un objetivo estratégico para toda la Institución. En la regeneración de valores que estamos impulsando en el Cuerpo Nacional de la Policía los valores de servicio, de solidaridad y de sacrificio son pilares fundamentales de nuestro proyecto. Esta labor asistencial o humanitaria es una de las facetas menos conocidas de la Policía.En mi opinión es una de las más importantes, porque muestra su rostro más humano y su admirable capacidad para auxiliar a personas que se encuentran en situaciones extremas, en situaciones de peligro, en situaciones muchas veces de vida o muerte, dando una respuesta decidida, inmediata y eficaz.

Actos como el que nos congrega a todos hoy aquí suponen un merecido reconocimiento público e institucional. Han pasado ya seis años desde aquel 1 de mayo de 2007. Por eso tengo la impresión de que hoy hacemos también un acto de justicia. Estas eran unas condecoraciones debidas. A pesar del tiempo transcurrido y de las voces a favor de aquel servicio humanitario prestado en la calle Gaspar Arroyo, estos hechos no habían tenido hasta la fecha el reconocimiento que merecen. Imponiendo estas Cruces al Mérito Policial con distintivo Blanco, hoy cumplimos un compromiso y un deber. Quiero agradeceros personalmente, no sólo el excelente y ejemplar servicio que prestasteis aquella noche, sino también el trabajo que desarrolláis diariamente. Vuestro ejemplo sirve de estímulo para cada uno de nosotros y nos hace a todos sentirnos orgullosos de vosotros. Un agradecimiento que quiero hacer extensivo a vuestras familias que espero hoy vean compensada una pequeña parte de las muchas renuncias que para ellas supone vuestra vocación policial. Y una felicitación que hago también a todos y cada uno de los que con otros uniformes aquella madrugada estuvieron trabajando codo con codo con vosotros auxiliando a las victimas.

Por supuesto, no quisiera terminar, sin agradecer y destacar el importante servicio que prestan todos y cada uno de los policías nacionales de esta ciudad.Con vuestra presencia y entrega diaria dais fe del compromiso de servicio que la Policía Nacional tiene con el ciudadano, con Palencia y con España. Termino como empecé expresando un recuerdo emocionado a todas las victimas de esa tragedia.

Muchas gracias.

 


Para más información, comunicar con el Gabinete de Prensa de la Dirección General de la Policía (Teléfono 91 322 33 19)

Aviso Legal - Accesibilidad © Dirección General de la Policía